Home

Oh cariño cariño, ¿has visto a Amy esta noche?
¿Está en el baño o fumando afuera?
Oh cariño cariño, ella tomó limón para la bebida que le compraré
¿Sabes qué le gusta?

Oh, oh dime si la has visto
Porque estoy tan.., no puedo sacarla de mi mente
Sólo quiero ir a la fiesta a la cual ella asistirá
¿Alguien puede llevarme a casa?
Ha ha he he ha ha ho
Ámame, ódiame, di lo que quieras de mí
Pero todos los chicos y todas las chicas están suplicando por: C.O.G.E.R.M.E.
Amame, odiame ¿no puedes ver lo que yo veo? Todos los chicos y todas las chicas están suplicando por: C.O.G.E.R.M.E
_______________

Ohh, ohh, ohh… peligroso pop!

_______________

Tributo al mal gusto No. 13645 #popculture

Inmortal letra de una de las “grandes divas” de la música pop en inglés. La bien amada y talentosísima Britney Spears, “If u seek Amy”. Y es que esta entrada ha surgido debido a una pequeña discusión referente a la nueva versión que ha sacado Jennifer López de su cover de Lambada de Kaoma, intitulada “Ven a Bailar” en español correspondiente a “On the dance floor” en inglés. La duda me surge, cuando varios de sus seguidores comentan que la versión en español es horrenda, tonta, sosa, y de muy muy mal gusto. Obviamente la versión en inglés no causó la misma reacción de la gente, la cual fue alabada y aplaudida por el público en general. Aunada a la destrucción techno de letra y composición musical, incluye a Pitbull lo cual parece ser un tonic exitoso y muy fresh en la pop culture, un top en la lista Bilboard (no sé si lo esté, y no me desgastaré en investigarlo) y seguramente un éxito de venta.

La discusión viene cuando uno comenta que la canción es igual de tonta en inglés que en español ( lo cual no implica que igual la ladro bajo consigna de un reproductor). En inglés dice lo que tiene que decir. EH?

Tributo al mal gusto No. 13256 #popculture

Me puse a pensar un momento, sin ínfulas de desvincularme de la kinky nasty pop culture a la que pertenezco, que gran parte de mi biblioteca

musical etiquetada en “pop” en inglés, son una serie de “canciones” ESTÚPIDAS, básicamente. Empezando por Paris Hilton, Rihanna, Madonna, Britney, Shakira, Christina, Beyoncé y hasta la “diferente” Lady Gaga todas contienen su grado de estupidez. Y ojo, no estoy diciendo que todas sus canciones sean “bullshit”, pero sí “a piece of shit”. Y es que si nos ponemos exigentes en cuanto a calidad compositiva y más aún retórica, la mayoría carecen en absoluto de alguna calidad narrativa o lingüística. Básicamente, el pop contemporáneo canta puras mamadas. De las que se sienten rico, porque todo está orientado a self satisfaction, hedonismo, quiero coger por que estoy caliente, soy una perra, o sí papi sigue que sigue.

Ahora bien, en todo hay cosas rescatables y respetables. Una carrera de años, en el caso de Madonna, una voz inigualable en el caso de Christina, un concepto poderoso y bien arraigado en el caso de Shakira, un cuerpo monumental en el caso de Beyoncé y una concreción abstracta y medio abyecta en el caso de Lady Gaga. Todas tienen talento, un hecho. Pero el punto a tratar, es verdaderamente hacia dónde ha girado el gusto del público, la tendencia cultural en general. Por que me da la impresión, que la cultura bien producida, con millones para grabar cuanta mamada se te ocurre, está bien. Ahora, que como la cumbia y la salsa, y las canciones de la Arrolladora no son en inglés, y en gran parte producto nacional o latinoamericano, fuchi con ellas. Osea jelou güey, eso es de nacos.

Tributo al mal gusto No. 153325 #popculture

Hemos desarrollado, una veneración por el mal gusto. Una veneración por lo recargado, lo deteriorado y lo banal. Le hemos vendido nuestra alma al diablo, a cambio del mejor reventón, de emociones, pasiones, sediciones y visiones. Que esté mal, no sé, no me gusta caer en determinismos ni definiciones, por que lo definido “ha llegado a su fin”, se le ha dado fin (alguno), además que vivo en él, y vive en mí. Me causa curiosidad la elevación del discurso como poder del arte, pero en sí el discurso de la cultura, sus productos, se encuentran como en el neolítico con fórmulas viejas y gastadas, de lo diferente, lo alterno, lo anormal. Be a freak, be a fucking freaking bitch te anuncia desde toda manifestación de arte, desde su templo de million dollars. El kitsch, ha dejado de ser un estilo de arte, setentero, y se ha instalado en la pop culture como el estandarte del mercado, y el intercambio de la necesidad creada. No sólo en la música, sino en la pintura, escultura, teatro, danza y hasta en las nuevas manifestaciones de arte como el performance y la instalación. Todo está lleno de mal gusto.

Lo que más curiosidad me causa pensar, es que el esnobismo contemporáneo, de la clase y el estilo se basa en patrones mercadológicos impuestos por la mano santa de la producción. Interesante cuando llega, por ejemplo, La Chapelle a vender una reflexión profunda, con gracia y estilo que no es igual recibida que la puta de Annie Sprinkle, y que en todo caso, es más puta la primera, porque cobra más caro. La trampa del mal gusto en el discurso entonces, no corresponde a su aparición, sino a la recepción. Que igual algo interesante tiene todo, algo diferenciador, pero bastará encontrar entonces, qué transita por la mente del espectador, y en qué momento este puede hacer una crítica de lo que escucha, ve, lee y (cree) entender. Y no sea sólo mierda por definición. Rodeada de tantas moscas de muerte rápida y certera.

.

La filósofa contemporánea Anahí, filósofando sobre el mundo contemporáneo... tributo al mal gusto No. 145123 #popculture

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s