Home

(Por Carlos Torres Trejo)

So Far, Hreinn Fridfinnsson

Finalmente tuve la oportunidad de asistir a una de las colecciones más importantes de Latinoamericana sobre arte Contemporáneo; La Colección Jumex. Esta colección privada de arte contemporáneo cuenta a la fecha con un acervo de más de 2 000 obras de arte nacional e internacional. Del 8 de abril al 30 de septiembre de 2011 se encuentra la exposición “Destello”, curada por Osvaldo Sánchez, una maravilla.

Justo el día de hoy, Osvaldo Sánchez junto con Willy Kautz sostuvieron una charla sobre los orígenes, ideas y procesos relacionados a la exhibición, Osvaldo, quien ha sido curador de diversas exposiciones nacionales e internacionales, así como Director del Museo de Arte Contemporáneo Rufino Tamayo, Director del Museo Carrillo Gil y por ahora Director del Museo de Arte Moderno, como siempre, una inspiración en sí mismo. La idea de la exposición, como plantea Osvaldo resulta de una recuperación más que histórica o de retrospectiva una experiencia estética en sí misma, un diálogo con el arte.

Self Pity, Charles Long

Hoy día pareciese que el discurso, en aras de una sobre racionalización del arte, ha vuelto a caer en patrones académicos de comportamiento y dirección. Osvaldo nos deja en claro que la crisis del modelo de saber resulta de la sobrevaloración o la necesaria utilidad de la obra de arte dentro del modelo capitalista. Esto no quiere decir que se abogue por un modelo teórico de vacío conceptual en tanto al arte, pero sí se hace incapié en una recuperación del carácter emotivo y patológico del arte. Que nos pueda sorprender por sí mismo, trasgredir, penetrar y a la vez volverse particular de cada individuo. Para Osvaldo es mentira que el sujeto haya muerto. Hoy día el arte contemporáneo de mayor valía es aquel que revaloriza a su autor, brincado contextos, fechas, historias y modelos teóricos y se atreve a dar un salto hacia la emotividad, el contacto inmediato e inmanente con aquel que se expone a la obra de arte. Que nos permite hablar con la obra.

El “Destello” en sí mismo corresponde a una revelación. A un carácter sagrado que se sobrepone a valores lógicos y absolutos de una verdad evidente, y se vuelve más una búsqueda de subjetividades, veladas, pero al mismo tiempo de un carácter místico sin límites que más allá de una articulación lógica destacan como experiencias del saber, por sí mismas, por el simple hecho de su existencia y contacto. Muy coherente en este sentido el discurso de Osvaldo con la inclusión en la muestra de piezas de Doug Aitken, Louis Bourgeois, Paul McCarthy, David Lynch, Francis Alÿs y Félix Gonzalez Torres por mencionar sólo algunos.

Hay una inminente y patente recuperación del discurso de vanguardia, del discurso de dislocación. Obras que traspasan la práctica intelectual del arte y recuperan propuestas antiartísticas desde su formato y las metáforas que las construyen. No es por tanto una exaltación del discurso en vista de construir una visión hegemónica del arte contemporáneo, es una ruptura de contrapunto hacia lo emocional como una posibilidad de modelo de saber, de verdad.

Spider IV, Louise Borgeois

Spider IV, Louise Bourgeois

Ilógica parecería a primera vista la idea, en un tiempo donde hemos hablado, en Introducción al arte Contemporáneo de un inmanente dominio del discurso en el arte de hoy. Más importante el hecho de no perder de vista que dicho discurso no debe limitar las obras de arte reduciéndolas entonces a “meras ilustraciones del discurso” como menciona Osvaldo, no supeditándolas a él, sino convirtiéndolas en LA parte central del discurso, deconstruyéndolo y renovándolo, a través de un diálogo activo con el lector, e inclusive anteponiéndose al propio discurso que las acompaña.

“Destello” es la muestra de la vulnerabilidad, el quiebre del símbolo y la redención y el sumergimiento de la experiencia estética, en la confrontación con la obra. Es un viaje hacia la experiencia de vida, el ambiente y la exploración que refleja los temas de hoy y siempre, la vida, la muerte, el erotismo, el cuerpo, el tiempo, la mente; pero que busca, desde posturas patológicas un acercamiento con el individuo quizá de forma irracional, quizá de forma personal, de una manera muy SUBJETIVA.

En sí “Destello” constituye pues una excelente muestra de arte contemporáneo, muy contemporánea en sí. Con la excelente curaduría de Osvaldo cualquier razón se queda corta, cualquier discurso insuficiente. Obras abiertas al espectador, a su emoción, pasión y desprecio que llevan a la superficie el encanto de la sin razón, de la fuerza del concepto más allá de la palabra y mucho hacia la transformación.

Love, Sarah Lucas

Espero no haber sido demasiado retórico en mi descripción. En verdad una muestra que vale mucho la pena visitarse. Una lástima que sea de difícil acceso, pero la buena noticia es que Colección Jumex tiene visitas programadas para los domingos 29 de mayo, 26 de junio, 31 de julio y 28 de agosto. Sólo tienes que registrarte en la página y ya está, puedes accesar a esta increíble exposición.

Las visitas a la exposición son a las 12:00 hrs, y hay un servicio de transporte (muy recomendable) que sale de avenida Patriotismo y Benjamín Franklin a las 11:30 a.m. con un costo de $20 pesos. Sólo recuerden, requiere reservación. Ampliamente recomendable, de lo mejor que hay hoy día para acercarse a lo contemporáneo. Un Destello de inteligencia y emoción en medio de tantas bodegas y fetiches de arte, en verdad toda una experiencia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s