Home

Detalle de "Las Tres Gracias", Flor Garduño (1999)

(Por Carlos Torres Trejo) El fin de semana tuve la oportunidad de visitar la exposición “Trilogía” de la fotógrafa mexicana Flor Garduño en el Antiguo Colegio de San Ildefonso. La exposición trata de presentar varios trabajos inéditos de la fotógrafa junto con algunos otros ya conocidos. 96 piezas de esta excelente imaginadora y poeta son las que San Ildefonso nos absorbe en un mar de lo imposible y lo real, lo fantástico y lo extraordinario.

Pese que a tristemente en México Flor Garduño no es tan conocida, su trabajo es de talla internacional, tuvo entre sus formadores nada menos que a Kati Horna, Manuel Álvarez Bravo y Mariana Yampolsky, y en su trayectoria profesional ha dado luz a los libros “Magia del juego eterno”, “Bestiarium” y “Testigos del Tiempo”.

Su vida

Sixto, Flor Garduño (1990)

Nació enla Ciudadde México en 1957, y desde chica tuvo contacto con el campo, lo cual formó su carácter y visión sobre el mundo. Estudio Artes Visuales en el Antiguo Colegio de San Carlos centrándose en los aspectos estructurales de forma y espacio. Cuando se encontraba estudiando, se metió al taller de fotografía de Kati Horna, fotógrafa húngara. La personalidad de Horna combinó y complementó perfectamente conla Flor, con una personalidad creativa, mágica y expresiva. Dejó sus estudios para dedicarse a asistir a Manuel Álvarez Bravo. Del 81 al 82 trabajó enla Secretaríade Educación Pública bajo la dirección de la fotógrafa Mariana Yampolsky, visitando áreas rurales para conseguir ilustraciones para libros de texto. Esto le dio la oportunidad de conocer su país y la vida de los diferentes grupos indígenas, lo que acabó de complementar su visión del mundo.

En 1982 tomó lugar su primera exposición individual enla Galería José Clemente Orozco en la Ciudad de México. Ha expuesto su trabajo en Estados Unidos, Francia, Suiza, Canadá y algunas otras partes de Europa. Su trabajo forma parte de las colecciones de museos de la talla del Museo de Arte Moderno de Nueva York, The Israel Museum en Jerusalén, Ludwig Museum en Alemania, Museo de Arte Moderno de México, Museo Nacional de Historia (INAH) México, Tokyo Fuji Art Museum de Japón y Brooklyn Museum of Art de Estados Unidos, por sólo mencionar algunos.

La Mujer que Sueña, Flor Garduño (1991)

Su obra

Torso emplumado, Flor Garduño (1999)

La producción de Flor podría enmarcarse en lo que se conoce dentro de la literatura latinoamericana como Realismo Mágico, aunque bien no pertenece a este movimiento. Sus juegos y movimientos deslumbran ante una potencia de vida asombrosa. Si bien Álvarez Bravo, su maestro, es fotógrafo de lo cotidiano, de lo sensual de las formas juguetonas de la realidad y el conocimiento de la cultura mexicana, Flor da un brinco hacia un discurso más sensible, más elaborado, más irreal. La producción de Flor podría enmarcarse dentro de la fotografía del asombro, del resplandor absoluto de vida, contenido sin embargo en las cosas más sencillas. Las asociaciones pueden ser inesperadas, pero en una forma de poética meticulosa, muy elaborada, que trata de atrapar la realidad y la trastoca a través de la vía plástica.

“Bestiarium”, “Mujeres Fantásticas”, y “Naturalezas Silenciosas” son la “Trilogía” de Flor Garduño. Exploraciones sobre los pueblos, sus sinergias y sincretismos, sobre el cuerpo de la mujer, su estética y encanto, su sensualidad y destreza, sobre los objetos cotidianos, enarbolados en un juego de contraposiciones y significados trastocados.

Cerezo, Flor Garduño (2007)

Las tres partes son excelentes, pero “Mujeres Fantásticas” posee un encanto por demás especial. Se dice que todas las modelos de Flor son “sus amigas”, ninguna es profesional. Flor juega con los encantos, con desafíos. Recupera mitos y sensaciones, recupera el cuerpo y en un arrobo de belleza, construye un discurso que desborda cualquier juego de palabras. La imaginería de Flor, junto con su sensibilidad práctica y estética generan tomas simples, pero con una composición y exposición impecables. Su conocimiento de la cultura con una visión muy latina la hacen de un candor exacerbado, juguetón, atrevido y sin embargo nada grosero, todo lo contrario todo muy bien valorado, todo excelentemente plasmado.

Como toda buena fotografía, sus obras se encuentran enmarcadas en el campo de la polisemia, permitiendo y disparando un sin número de significados, donde el espectador es capaz de reflejarse, de quedar absorto y consumirse en la obra, en verdad una belleza.

Dos Mundos, Flor Garduño (2009)

La exposición “Flor Garduño. Trilogía” estará abierta al público del 14 de abril al 14 de agosto de este año en el Antiguo Colegio de San Ildefonso (Justo Sierra 16, Centro Histórico) Horario: Martes, de 10:00 a 19:30 horas. De miércoles a domingo, de 10:00 a 17:30 horas. En verdad una amplia recomendación para verla, es especialmente sorprendente. No les pongo más imágenes para que se animen a verla, y salgan tan sorprendidos y maravillados como yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s