Home

Godbye Jan! - Jan Saudelk (1994)

(Por Carlos Torres Trejo) Según sus biógrafos la obra de Jan Saudek se encuentra influenciada por dos puntos claves de su infancia; el haber podido escapar de un campo de concentración por un golpe de suerte junto con su hermano mellizo Karel (y así escapar de los experimentos de Mengele) y la visita a la exposición “The Family Man”, que le abrió la perspectiva hacia la expresión a través de la fotografía.

La obra de Saudek, compleja e intrincada desde su propia génesis es de aquellas que se odian o se aman, pero jamás pueden dejar de sorprendernos. Saudek nació en Praga, antigua Checoslovaquia, el 13 de mayo de 1935. Estudió en la Escuela de Fotografía Industrial de Praga, y ejerció el oficio tanto en el campo como en diferentes fábricas. Saudek fue uno de los primeros fotógrafos checos conocidos en occidente. Su fotografía primero en blanco en negro y luego coloreada artesanalmente (se dice usa una técnica con anilina para colorear sus fotografías) gira en torno a la sexualidad y la relación hombre-mujer, la edad madura, la juventud, la vestimenta y la desnudez. En ocasiones recurriendo a expresiones “medievales” de la sexualidad nos confronta en un tono grosero, vulgar junto a una impresión alimentada de una constante atmósfera de ruina que envuelve a sus personajes. Pese que su lenguaje fotográfico tiene una viva resonancia en el mundo artístico, en países como México, por ejemplo, jamás se le permitiría exponer.

Hamlet, Prince of Denmark - Jan Saudek (2003)

A partir de los años setenta su trabajo empieza a ser conocido, pero hasta 1983 no publica su primer libro de fotografías. En reconocimiento a la trayectoria artística de Saudek, las autoridades comunistas le permiten abandonar en 1984 su trabajo en la fábrica y que se asocie a la Fundación de Artistas visuales Checoslovacos, lo que equivalía a su reconocimiento profesional como artista.

En 1990 fue nombrado Caballero de la Artes y las Letras por el Ministerio de Cultura de Francia y en 2006 es galardonado en su propio país con el Premio Artis Bohemiae Amicis junto a Milan Kundera y Vladimir Körner por contribuir a la reputación artística de la República Checa.

Como se dice la obra de Saudek es provocativa y cautivadora al mismo tiempo. Saudek confiesa que él sólo retrata lo que ama, aunque adentrarse en el obscuro y a veces perverso mundo de Saudek resulta peligroso. Al encontrarse tan a flor de piel con un mundo lleno de sexualidad y belleza muy patológica Saudek permite que el espectador refleje desde sus más latentes emociones hasta las más bajas pasiones. Sin lugar a dudas, la estética de Saudek está instalada en la postmodernidad, muy hacia los discursos de la fragmentación del cuerpo y la multiplicidad de realidades. En la fotografía de Saudek la perfección del cuerpo no importa, sólo su belleza per sé. Los cuerpos, provenientes de un sin número de realidades se entremezclan y dejan al descubierto esa cotidianidad de lo privado, a veces tan absurda, a veces tan obtusa, a veces sensual y a veces inmoral, pero siempre sensual. Las realidades de Saudek seducen por ser un cúmulo de emociones que despliegan, y un discurso que se balancea entre lo serio y lo inmoral, entre aquello que siempre ha vivido en el imaginario colectivo pero se encuentra muchas veces hundido en lo catalogado como “mal gusto” por miedo a la confrontación.

TV lovers - Jan Saudek (1991)

Muchas de sus modelos, prostitutas que contrata para sus trabajos fotográficos, desbordan en carnes y otras rayan en lo obsceno. Saudek, sin recurrir a instalarse en el estereotipo por mención ni contradicción, sabe valerse de lo que sus ambientes y modelos aportan, construye un universo altamente simbólico, fascinante  y amoral.

Sin lugar a dudas muchas cosas se podrían decir de su fotografía y su delicado trabajo de coloreado, toda una sensación en el mundo del arte. Su trabajo, quizá uno de los más originales y valiosos de la postmodernidad, traduce a antojo un mundo, una realidad, una época, mucha emoción. La contradicción de Saudek, a veces en oposición y denuncia, a veces a juego, nos dice mucho, mucho de lo que el ser humano puede decir de sí mismo, mucho de lo que no se alcanza más que a través de la emoción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s