Home

Pamela Anderson... sin y con maquillaje... ¿cuál es la real?

(Por Carlos Torres Trejo) Esta bella entrada surge misteriosamente, de lo que ayer vi en la televisión. El día de ayer, en el programa “Tabú” de National Geographic se trató el tema de la belleza, un tema tanto cuanto inagotable, pero abordado desde una perspectiva bastante conflictiva, la contemporánea.

Como se aclara dentro del programa, el concepto de belleza ha ido cambiando y evolucionando a lo largo de la historia. Mucho de este concepto ha tenido que ver particularmente con el arte y con la forma en que los artistas hacen arte y la forma como la gente ve el arte. En primera instancia, durante la época clásica, el concepto de belleza entendido como la conformación de un canon estético, de una representación idealizada del cuerpo humano en tanto a sus virtudes físicas era vasto, por no decir, lo que marcaba la estética del período. Bien aunque las figuras fueron adquiriendo movimiento y otras cualidades de representación (evolucionando hacia una visión más sensorial de la representación) hasta hoy día no hemos podido dejar de soñar con lo que la belleza ideal implica, un cúmulo de características sorprendentes, perfectas, y en cierta medida inhumanas.

Doríforo de Policleto- 440 a.C.

Entonces a bien, lo que hemos perdido hoy día en tanto nuestro concepto de belleza es esencialmente la vitalidad. Si bien la idealización de las formas a lo largo de los siglos constituyó un carácter preciosista que buscaba el rendimiento máximo del cuerpo, de la belleza y de las cualidades, el humano bello era el humano pleno, hoy día el concepto está trastocado.

Gracias a la introducción en el mundo de principios mercadológicos y “satisfacción de necesidades” se ha generado, por la interacción (globalización) que genera el modelo de la sociedad de la información, estándares y cánones homologados, pero que ya no cumplen necesariamente la función vital. Como mencionaba una de las investigadoras, es absurdo que hoy día los medios globales de información manejen estándares de belleza y concepciones estéticas que pretendan ser universales, que aplican a todos, para todos. Una simple diferencia, la raza. Cada raza es particular, pese que todos somos humanos no todos cumplimos con las mismas características. Empezando por ahí, no todos podemos ser igual de bellos.

Vogue Japón. Agosto 2008. Imposición de modelos occidentales de la belleza a nivel global

Ahora bien, el segundo punto, en el que siempre hemos hecho sumo hincapié, es en el que los agentes mencionados buscan para homologar, eliminar las fronteras culturales. Si bien se habla de una cultura global, No Pueden, No Deben, por muy inmersos que nos encontremos en la dinámica del mundo, ser iguales las manifestaciones culturales de todas las regiones de Occidente. Empezando por el concepto, que Europa, África, Asia y Oceanía NO son Occidente geográficamente. Sin embargo, sí existe un pensamiento occidental de cultura, un pensamiento occidental de arte y en tanto se pretende generar un concepto total de belleza.

Ahora bien, la frase que verdaderamente me hizo enojar fue “como te ven, te tratan… si no te ves bien, no te tienen por qué tratar bien”…. ¿no te tienen por qué tratar bien? a ver permítanme. Por que aquí ya no entran sólo conceptos estéticos, sino éticos. El arreglo es para agradar a la gente (para poseer uno mismo una armonía en tanto su imagen, y el agrado en primera instancia es personal), el cuidado del cuerpo por salud, pero si no cumples o no te acercas a la idealización máxima de belleza ¿te tienen que tratar mal? que ABSURDO!.

Como comentaba apenas con unos alumnos, a mi juicio el moverse dentro de estereotipos cerrados e idealizaciones, en particular el de belleza puede llevarnos a extremos insanos. Yo sustento, la belleza, la belleza extrema en tanto perfección absoluta, es el concepto más grotesco y desviado que ha creado el hombre. La simple razón: LA PERFECCIÓN NO EXISTE. ¿En tanto qué? en tanto que lo perfecto absoluto tendría que ser algo acabado, algo finito, algo incuestionable, algo inamovible. Conclusión: todos en tanto seres humanos tenemos un grado de belleza / fealdad, somos criaturas en constante cambio que no podemos ni MÍNIMAMENTE ser perfectos. Cualquiera, con una pizca de noción de sociología o de sistemas, sabe que todo sistema tiende a la entropía, y eso aplica a la sociedad, a la física, a la administración y a todo lo que quieran. Todo sistema tiende al caos. Si bien lo que buscamos es eliminar al máximo la contingencia, cuando un sistema se vuelve perfecto, se vuelve del todo preciso, colapsa, no es capaz de mantenerse por sí mismo.

Majo Dupre;la única bailarina transexual de la farándula Uruguaya. Biológicamente es hombre.

Como mencionaban en el programa, cualquier ser humano que más allá de cualquier virtud de mejora se obsesione con el perfeccionamiento de su cuerpo está cayendo en un transtorno mental.

Para mí, la búsqueda de la belleza es importante, pero no debe exceder los límites de nuestra propia humanidad. Es absolutamente triste el querer alejar lo feo, lo diferente, e inclusive lo grotesco y lo abyecto como también categorías de placer. Si las representaciones idealizadas de belleza han tenido de forma lúdica la función de mostrarnos a qué deberíamos aspirar, debemos entonces aspirar ahora a cuerpos imposibles, manipulados quirúrgicamente, maltratados con químicos, con dietas mortales, ejercicio extremo, y una pizca mínima de humanidad. No lo creo. Eso NO es humano, es totalmente irreal.

El concepto de belleza es abierto, y diga quien lo diga NADIE puede tener en su totalidad el concepto de belleza ni perfección. El cuerpo es un lienzo, para expresar su propia humanidad, no critico las transformaciones, pero hay una grave diferencia entre el trabajo de artistas como Orlán o las manifestaciones abyectas de Witkin a un perfeccionamiento estético de tipo “comercial”, donde tras cada paso que das modificándote, sólo estás aumentando tu precio en el mercado, te estás objetivando.

Orlán, famosa artista plástica francesa, mejor conocida por sus intervenciones quirúrgicas desde los años 90's.

Una frase que me pareció precisa fue que “La persona fea está estigmatizada… por sí misma, se relega y retrae de la sociedad. Entre más apegada al estereotipo más se doblega ante el castigo de su propio rechazo, sin importar su “relativa fealdad”. La fealdad residirá entonces en su mente, en su concepción, en qué considere lo bello. Difícilmente la persona fea, que se considere fea, podrá algún día salir de su categorización, ella misma se pierde en su laberinto. Triste es no darnos cuenta hoy que no sólo bella es la imagen, sino todo el cúmulo de sensaciones que cada fenómeno genera. A placer.

Vanity Fear Take 3 - Carlos Torres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s