Home
El Universal.com.mx

La tradición del Altar de Dolores, que llegó a México por órdenes franciscanas hace 400 años, actualmente está arraigada en el país, razón por la que diversos museos delInstituto Nacional de Antropología (INAH) exhibirán esta legendaria figura como parte de las celebraciones de Semana Santa.

El Museo Nacional de las Intervenciones. Ex Convento de Churubusco, el ex convento de Acolman, Estado de México y el ex convento de San Nicolás de Tolentino de Actopan, abrirán sus puertas para mostrar esta tradición que llegó al continente americano, a través de los conquistadores españoles, a partir del siglo XVI.

Desde su fundación, en 1981, el Museo Nacional de las Intervenciones. Ex Convento de Churubusco presenta el Altar de Dolores, el cual se coloca sobre una mesa forrada con papel de china o materiales de color morado o blanco que simbolizan el luto.

El altar incluye tapetes de pétalos, semillas de trigo que representan la resurrección, aserrín pintado con figuras de la Pasión de Cristo y los Dolores de María y jícaras con naranjas pintadas de color dorado, que hacen referencia al dolor de María.

En el ex convento de Acolman, Estado de México, presenta su Altar de Dolores, conformado por una escultura de la Virgen Dolorosa que lleva en sus manos una daga, y un tapete hecho con diferentes semillas con las cuales se forman figuras que simbolizan la Pasión y Crucifixión de Jesucristo, así como los siete dolores de la Virgen.

Los asistentes podrán disfrutar de la exhibición de instrumentos pasionarios como el flagelo, los clavos, el martillo, la corona de espinas, la lanza, la esponja, los dados y el cáliz que representa la magnificencia de Jesús y la cruz.

Mientras que en el ex convento de San Nicolás de Tolentino de Actopan, en el estado de Hidalgo, el tradicional Altar de Dolores se compone de siete pequeños escalones representados sobre una mesa cubierta con un mantel de lino de color morado, que alude a los dolores de la madre de Cristo.

Por primera ocasión, este recinto mostrará de manera complementaria las litografías que hacen referencia a los siete dolores de la Virgen, además un tapete de semillas de linaza, mijo, mostaza y arroz con motivos pasionarios.

De esta manera el INAH acerca a los ciudadanos a conocer respecto a los elementos y significado de la colocación del Altar de Dolores, que se realiza ocho días antes del Viernes Santo, a fin de consolar a la Virgen María por los sufrimientos que padeció desde el nacimiento y hasta la muerte de su hijo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s